Existe una estadística de hace tiempo del Colegio Notarial de Barcelona que dice que quien hace testamento vive mas. Puede que la tranquilidad de aclarar tu sucesión alargue tu vida, o puede que no, pero lo que si es cierto es que poder

ordenar tu sucesión con el asesoramiento técnico cualificado del Notario es un lujo.

En este artículo me centro en la conveniencia de hacer testamento, no solo por las ventajas que tiene sino por los problemas que evita, que son dos caras de una misma moneda, ya que las ventajas que tiene hacer testamento, es  una forma de evitar problemas.

Sin ser exhaustivo, ya que 2500 caracteres no lo permiten, y sin entrar en el posible contenido no patrimonial del testamento (desde el reconocimiento de hijos hasta hacer ruegos a nuestros herederos) podríamos citar como ventajas, que es el vehiculo adecuado y casi único para ampliar o mejorar al cónyuge viudo. Podemos equilibrar la situación de los distintos hijos, tanto en asignaciones concretas de bienes, como todo lo contrario, con  privación de los mismos a través de la desheredación, que deberá hacerse por esta vía y expresando la causa legal de la misma. A través del testamento podemos dejar bienes a personas que de no haber testamento no recibirían nada. Podemos establecer limitaciones de disposición y mecanismos de administración de los bienes que reciban nuestros hijos o beneficiarios, hasta que éstos alcancen una edad en la que consideremos que ya serán lo suficientemente maduros para decidir y hacer por si mismos, o por la razón particular que sea. También podemos nombrar tutores testamentarios.  Pero sobretodo, la principal ventaja, es que el día de mañana se hará lo que nosotros quisimos y así lo expresamos en nuestro testamento, dentro de los límites legales, claro. Se puede hacer de manera genérica (todos mis bienes, las fincas rústicas sitas en tal o cual partida) o de manera concreta respecto de bienes concretos.

¿Que se necesita para hacer testamento? Yo suelo decir que dos cosas: el d.n.i y las ideas claras. Para darle la forma adecuada ya estamos nosotros.

Forma parte de nuestra función social, y además su coste es mínimo  (unos 40 euros de media) versus los beneficios que confiere, y además, admite una amplísima gama de posibilidades, tantas como la ley permita.

Particularmente para mi es el documento mas importante, ya que cuando se ejecuta, que es cuando uno ya no está, nosotros los Notarios no debemos dudar, no podemos fallar.