Es recurrente en mi despacho la pregunta de que si no se va a utilizar un servicio común, existente o pendiente de construcción,  se tiene la obligación de pagarlo.

Esto se cuestionan unos lectores, vecinos propietarios de una vivienda en un piso bajo, y que no utilizarán un ascensor, a quienes yo añado a los propietarios de un local comercial.

Pues bien, en este sentido es gráfica la sentencia del tribunal Supremo de 29/05/2009: “(…) el mero hecho de no uso o utilización de determinados elementos comunes o que el local tenga acceso independizado, no exime del deber de abonar los gastos conforme a la cuota participativa”.

Respecto a los gastos comunes en una comunidad de propietarios, el principio general es el de que todos deben contribuir a todos los gastos comunes conforme a su cuota de participación establecida en el Título Constitutivo, como así lo establece el art 9 de la LPH. No obstante, este mismo artículo dispone que la contribución a los gastos podrá realizarse también conforme a lo especialmente establecido, fórmula en la que cabe la exoneración de determinados gastos para uno o varios propietarios. Esta exoneración debe estar establecida en el Titulo Constitutivo, en los Estatutos o por acuerdo unánime de la Junta de Propietarios. De ahí mi insistencia en preguntar a los compradores de locales si han leído los estatutos o consultado al órgano de administración.

En junio de 2013 se aprobó la modificación de la Ley de Propiedad Horizontal. Desde entonces, para poner un ascensor solo se precisa el voto favorable de la mayoría de los propietarios que a su vez represente la mayoría de cuotas de participación.

Antes era mayoría de 3/5 partes.

Además, el art 17.2 de la misma ley expone que “(…) en todo caso, el establecimiento de los servicios de ascensor, incluso cuando impliquen la modificación del título constitutivo, o de los estatutos, requerirá el voto favorable de la mayoría de los propietarios, que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación”.

Y en cuanto al coste de asunción, el art 10.1 b) indica que la colocación de un ascensor tendrá carácter obligatorio por solicitud de los propietarios y sin acuerdo previo de la Junta de propietarios, siempre que “el importe repercutido anualmente de las mismas, no exceda de 12 mensualidades ordinarias”.

Es completamente necesario, y conveniente, acudir a las reuniones de la comunidad de propietarios donde en mayor o menor medida, sabremos qué derechos y obligaciones nos corresponden en “esta nuestra comunidad”.